Fisioterapia en la prevención de problemas posturales

La postura es lo que conocemos como una posición que llegan a adoptar los distintos segmentos de nuestro cuerpo según el tipo de espacio. Por eso es que la fisioterapia en la prevención de problemas posturales, puede ayudarte a evitar distintos inconvenientes.

Nuestra postura depende en gran medida de la tonificación que tengan los músculos, el apoyo de nuestros pies, el equilibrio, entre otros.

Son justamente los músculos posturales los que hacen que se pueda vencer la gravedad y tener una postura correcta.

Una postura adecuada lo que hará es tener las curvas fisiológicas de la columna vertebral adecuadamente haciendo que la cabeza esté erguida y en una posición de equilibrio por completo. El tronco no se llega a torcer en ningún momento, tampoco la pelvis pues se encuentra en una postura neutra. En lo que se refiere a las extremidades inferiores lo que harán es alinearse al máximo con nuestro peso.

Lo difícil de todo esto, es mantener la postura corporal que nos permita evitar los dolores y molestias varias. Por eso es clave y necesario que todos los músculos estén fortalecidos, porque sólo así se puede tener una movilización correcta y un equilibrio adecuado.

Los músculos que interfieren en lo que es la postura en sí, se encuentran por ejemplo el trapecio, recto abdominal, oblicuo interno y el oblicuo externo.

Consejos para prevenir las malas posturas

Estos son algunos consejos que te van a ser muy útiles para mantener una postura adecuada en todo momento:

  • Cuando pasamos muchas horas sentados, lo mejor será mantener una postura correcta, levantarse cada cierto tiempo y hacer estiramientos.
  • La musculatura como lo es la zona de los abdominales o glúteos es mejor fortalecerlos a través de ciertos ejercicios, pues eso es lo que va a favorecer para una buena postura.
  • También es fundamental el cuidar nuestro peso. Cuando controlamos el peso estaremos ayudando a prevenir problemas que surjan en nuestra postura.

Dentro de los problemas posturales más comunes se encuentran por ejemplo la joroba, pérdida de lordosis cervical, desviación lateral de la columna, demasiada curvatura en la cintura, entre otros.

Con ejercicios específicos de fisioterapia puedes prevenir las malas posturas y así tener un equilibrio máximo en todos los aspectos.

Los comentarios están cerrados.